Hay un gesto muy común en las mujeres con el pelo largo: cogerse varios mechones del mismo para comprobar si las puntas se encuentran en buen estado o necesitan ser saneadas. Un gesto que, sin duda, repetirás varias veces durante lo preparativos del enlace para asegurarte que, además de verte espléndida con el vestido de novia que has escogido, el día B tu cabello lucirá más sano y cuidado que nunca. Así que si quieres estar estupenda y que tu peinado de boda vaya acorde con el magnífico outfit que has elegido, no puedes perderte estos prácticos consejos. Aplicados con antelación a la boda estarás maravillosa y tu pelo, más si cabe. ¡Empezamos!

Bebe mucha agua

Para conseguir una figura de infarto el gran día es muy importante que sigas una dieta equilibrada, variada y rica en nutrientes básicos. Esto también resulta esencial para el cuidado del cabello, pero si además deseas evitar que las puntas se quiebren, no olvides beber mucha agua. Ya sabes, de 1,5 a 2 litros al día para conseguir que tu organismo esté bien hidratado.

El rociador de la ducha debe estar bien colocado

Pero más allá de la alimentación, hay una serie de medidas específicas que debes tener bien presentes para lograr el resultado deseado. Una de ellas pasa por colocar la cabeza justo debajo del rociador de la ducha, de forma que el agua caiga justo encima de la coronilla. Así irá en la dirección natural del crecimiento del cabello y lo estimulará. ¿Sorprendida? Es increíble, pero cierto.

Usa poca cantidad de champú

En la medida de lo posible, evita lavarte el pelo todos los días y, al hacerlo, utiliza la mínima cantidad del champú adecuado para tu tipo de cabello. ¿Por qué? Porque cada vez que lo hacemos retiramos la capa de sebo natural que produce el cuerpo, estimulándolo todavía más. ¿El resultado? Se ensucia más rápido. Así que si quieres invertir el ciclo, espacia los lavados. Notarás los resultados en seguida.

Emplea acondicionador

Del mismo modo, el uso del acondicionador debe ser regular. Sin embargo, no te apliques uno de los que no precisa aclarado si después vas a plancharte el pelo o a usar las tenacillas. ¡Eso fríe directamente las puntas!

Recurre a las mascarillas si es necesario

Las mascarillas capilares son muchas y variadas, pero todas sirven para mantener el cabello hidratado y repararlo al máximo en caso de que esté estropeado. Sin embargo, en caso de duda antes de elegir entre una u otra, pide consejo a tu estilista de confianza. Una vez escogida, aplícatela y déjala actuar suficiente tiempo –en algunos casos, incluso, puedes dormir con ella– para que actúe en profundidad.

Seca el pelo con cuidado

Recuerda no frotar el cabello cuando te lo seques al salir de la ducha, porque eso quiebra fácilmente las puntas. El pelo es más sensible cuando está húmedo, así que procura darle golpecitos suaves con la toalla para retirar el exceso de humedad.

Evita el uso de secadores y planchas

Si hay algo que quiebra y quema las puntas son los aparatos para el secado y el moldeado del pelo: secadores y planchas, pero también tenacillas. Siempre que sea posible, intenta pues dejarlo secar al aire y, si no puedes, utiliza aparatos de calidad y colócalos a una distancia prudencial de la cabeza. También te resultarán muy útiles los protectores térmicos, que reducen los daños que el exceso de calor puede producir en tu pelo. Los encontrarás para diferentes tipos de cabello.

Protege tu pelo

No solo para el calor, sino que también hay productos para el cloro o la radiación solar. Todo lo que sea incidir a favor de la hidratación y contra el resecamiento de tu pelo será apostar por unas puntas sanísimas. ¡El tocado de novia te quedará estupendo!

Cepilla el cabello con suavidad

¡Cuidado con esto! Mejor que lo hagas justo después de la ducha, cuando el pelo está más suave y accesible después de aplicar el acondicionador. ¿El motivo? El cepillado quiebra directamente el cabello, sobre todo si lo haces con peines o cepillos agresivos o de manera brusca. Con delicadeza es mejor.

Aplícate aceites y sérums

Si tienes las puntas abiertas pero has apostado por un peinado para pelo suelto que deje tu larga melena al aire, aplícate aceites y sérums que lo mantengan sellado. No las reparará, pero mejorará su apariencia. Lo mismo es válido también para peinados de boda con pelo corto.

Corta y sanea

No te olvides que, en general, deberías cortarte las puntas aproximadamente cada 2-3 meses para mantenerlas sanas. De este modo… ¡no habrá peinado para bodas 2019 que se te resista!

Evita los accesorios que estropeen tu pelo

Utiliza accesorios para el cabello que no lo dañen, como gomas especiales, y evita las diademas y pasadores metálicos que enganchen el pelo. Esto se aplica también a las sujeciones para los peinados con velo y al resto de adornos que decidas llevar el día B.

Ahora que ya has descubierto todos los trucos de belleza necesarios para lucir una melena de infarto en tu «sí, quiero», no dudes en compartirlos con el resto de tus familiares y amigas. De este modo, ellas, al igual que tú, se verán estupendas luciendo sus vestidos de fiesta. Más allá de los prácticos detalles de boda que habéis elegido para vuestros seres queridos, será un fantástico regalo para todos ellos.