Recordaréis con nostalgia el vestido de novia y el traje que os acompañó durante todo el día. Echaréis la vista atrás y os veréis de nuevo así: vestidos como novios bailando el primer vals al son de las canciones para bodas que tanto significado tenían. Vuestro «sí, quiero» fue inolvidable… y seguramente lo recordarán con la misma nostalgia quienes recibieron las invitaciones de boda. Vuestro enlace ha sido uno de los días más mágicos de vuestras vidas, por lo que su recuerdo permanecerá siempre en vuestra mente y corazón. ¿Y qué mejor forma que rendir homenaje a un día tan especial que celebrándolo con cariño 50 años más tarde? Sí, ¡hablamos de las Bodas de Oro!

Las Bodas de Oro. ¡50 años casados!

¡50 años casados! Sí, estremece pensarlo, pone la piel de gallina y es realmente conmovedor. Aunque cada día juntos ya será motivo de celebración, poder hacerlo durante mucho tiempo será un lujo y 50 años… ¡todo un privilegio!

Festejar 50 años de vida en común –y casados– se conoce como las Bodas de Oro. Veréis que existen celebraciones casi para cada año de matrimonio: de papel, de algodón, de bronce, de seda, de encaje o de marfil, entre otras. No obstante, el aniversario que más peso e importancia tendrá en vuestro matrimonio será, sin duda, el cincuentavo: las Bodas de Oro. La celebración de prácticamente toda una vida en común.

Un acontecimiento especial

Por cuestiones obvias de edad, no todas las parejas tendrán el privilegio de poder celebrar 50 años de casados. Por ello, y del mismo modo que pensaréis en un sinfín de ideas de decoración para bodas que hagan de vuestro enlace algo único, en vuestro 50 aniversario no podrán faltar las sorpresas. ¡Deberá ser un día digno de recordar! Y seguramente todos vuestros familiares pondrán de su parte para que así sea.

Del mismo modo, quizá vuestros padres o abuelos sean los afortunados que llevan toda la vida juntos sintiendo el amor más real y puro. Vosotros estáis a nada de veros radiantes con un vestido de novia de corte princesa y un traje único. ¡O quizá ya os habéis dado el «sí, quiero»! Tenéis un largo recorrido y un sinfín de momentos por saborear todavía de vuestro joven matrimonio. ¿Qué os parece rendir homenaje a esas personas que nunca os fallaron? Os vieron nacer y, desde entonces, han permanecido siempre a vuestro lado. ¡Seguro que incluso os ayudaron a escoger los detalles originales para bodas o el menú de vuestro «sí, quiero»! Se lo merecen todo. Y si llevan 50 años en común, ¿qué mejor regalo que hacerles vivir un aniversario inolvidable?

¿Cómo celebrarlo?

Como en la organización de una boda, en la que tendréis en cuenta hasta qué estilo de ramo de novia natural encajará mejor con el outfit nupcial, en las Bodas de Oro habrá que plantearse qué tipo de celebración llevar a cabo. Algo íntimo, por ejemplo, o algo que recuerde una boda por todo lo alto –quizá la que en su momento no se pudo celebrar–.

Un buen criterio para discernir el tipo de celebración que se va a organizar es calcular el presupuesto. Pensad que en esta ocasión podréis contar con el apoyo de los familiares más allegados, que seguramente se sentirán igual de ilusionados en contribuir de alguna forma al festejo. Habladlo bien, poned en común vuestras ideas y opiniones, y escoged una opción viable y la que más os convenza. Y si aun así os falta algo de inspiración para la celebración de unas Bodas de Oro mágicas, ¡tomad nota!

1. Renovación de votos

¿Qué os parece renovar los votos y celebrarlo con una comida por todo lo alto? ¡Hacedlo de forma única! Como si de una boda se tratara, enviad unas invitaciones de boda caseras, alquilad un bonito salón para la celebración e incluid un sinfín de sorpresas. Por ejemplo, podréis grabar un vídeo de toda la familia felicitando a la pareja o, incluso, un montaje con fotografías que expliquen su romántica historia de amor. ¡Encantará!

Otra idea emotiva y participativa es hacer escribir una nota sobre la pareja a todos los que asistan a la fiesta. En los postres, ¡leedlas en voz alta! Esto hará que revivan algunos de los momentos más bonitos de sus vidas. Emociones a flor de piel.

2. Celebración íntima

Si queréis una celebración íntima, podéis plantearos una comida o una cena con la familia y los amigos más cercanos. También deberíais pensar en aquellos que asistieron a la boda, quizá sea un buen momento para el reencuentro. Lo podréis celebrar en un salón privado de un restaurante o en casa con un servicio de catering. Pensad en aquello que le puede hacer más ilusión a la afortunada pareja: si una gran celebración o una reunión íntima.

3. Viaje familiar

También podéis plantearos si la celebración se centra en hijos y nietos o se trata de una celebración que se extiende a otros miembros de la familia. Una buena opción puede ser realizar un viaje juntos, como un crucero por el Mediterráneo o un fin de semana en un pequeño hotel rural. ¡Será inolvidable y lo pasaréis en grande!

Un vestido blanco impecable, un traje de novio lleno de elegancia, un amor de toda la vida y un aniversario inolvidable… como lo ha sido toda la relación. 50 años de casados no se cumplen todos los días, por lo que si decidís celebrar vuestras Bodas de Oro o las de vuestros padres o abuelos sentiréis un sinfín de emociones indescriptibles y estaréis impecables enfundados en unos estupendos vestidos de fiesta. Celebrad un enlace diferente, un «sí, quiero» con más de 50 años de amor y miles de «te quieros».