Tanto si sois fumadores habituales como si lo sois del tipo «social», es decir, de los que solo cogen un cigarillo en eventos importantes y en buena compañía, seguro que el día B no queréis aparecer en las fotos al lado de los invitados, espléndidos con sus vestidos de fiesta, con un cigarrillo en la mano. ¡Y mucho menos correr el riesgo de que caiga ceniza en el vestido de novia o en el espléndido y elegante traje! Pero no acaban aquí las ventajas de abandonar el tabaco para siempre o (al menos) por un día. Y es que al dejar de fumar vuestra piel se regenerará y el peinado de boda enmarcará mucho mejor el maquillaje natural con una base más saludable. ¿Cómo conseguirlo? Con la ayuda de estos sencillos tips os resultará más fácil. ¡Fuera humos!

Un poquito de antelación

Del mismo modo que, unos meses antes del día B, habéis empezado a practicar ejercicio para que el vestido de novia de corte sirena y el traje de novio slim encajen perfectamente en vuestra silueta tonificada, podéis hacer aún más por vuestra salud si a esta rutina sumáis también el propósito de dejar de fumar. ¿Por qué esta antelación? Porque es más fácil seguir la inercia de un hábito anterior, aunque lo hayáis llevado a cabo durante relativamente poco tiempo, que instaurar una nueva manera de comportaros solo por un día. ¡Aunque sea el más feliz y especial de vuestras vidas!

Grandes beneficios físicos

Dejar de fumar es, además, una decisión con numerosas ventajas físicas y mentales. De hecho, bastan 20 minutos sin un cigarro para que el organismo vuelva a la estabilidad. Pero aún hay más. ¿Sabíais que con solo 8 horas de abstinencia se regula el nivel de monóxido de carbono en sangre? Con un día sin humos se reduce el riesgo de un problema cardiaco. Con dos se recupera el sentido del olfato y del gusto, lo que os resultará muy útil a la hora de escoger el menú del banquete nupcial y a la de disfrutar de todas esas deliciosas ideas para candy bar que tenéis pensadas para el gran día. Asimismo, mejorará la circulación, notaréis una notable reducción de la ansiedad y reduciréis la fatiga, lo que el gran día os pemitirá quemar la suela de los zapatos al son de las mejores canciones románticas para bodas escogidas. Indudablemente, todo son ventajas.

Actividades muy útiles

Si a pesar de los buenos propósitos no habéis conseguido dejar de fumar antes del enlace o nunca lo habéis pretendido pero queréis mantenerlo a raya el día B, os proponemos diferentes actividades que os ayudarán a pasar el día sin acordaros (prácticamente) del tabaco. ¡Tomad buena nota!

  • Para mantener el deseo de fumar bien lejos os proponemos que deis un paseo relajante solos o en compañía antes de empezar con los preparativos nupciales: peinarse, vestirse… Escuchar música también resultará muy efectivo, al igual que practicar ejercicio, recibir un masaje o comenzar el día con un buen desayuno. Las actividades recomendadas para sustituir el momento del cigarrillo son las que os sirvan para interiorizar, para calmaros y para controlar la situación.
  • ¿Qué hacer conforme avance el día? Tratar de concentraros en todo lo que estáis viviendo y, en caso de ser necesario, pedid ayuda a vuestros seres queridos para mantener la mente ocupada. ¿Qué tal si pincháis la playlist con la música para bodas civiles que habéis escogido y cantáis o bailáis?
  • Una vez ya vestidos, quizá os embarguen los nervios por todo lo que estáis a punto de vivir. ¡Justo el momento en el que tan bien os iría un cigarrillo! Un buen vaso de agua o mascar chicle os pueden ayudar a calmar esos momentos de ansiedad antes del «sí, quiero».
  • A lo largo del gran día, y con independencia de que hayáis decidido o no apostar por un cigar corner como una más de las ideas divertidas para bodas, tratad en todo momento de manteneros alejados del mismo. Rechazad, además, cualquier invitación a fumar que os haga vuestros familiares y amigos. Seguro que no querréis manchar vuestro fabuloso outfits nupciales, ¿verdad? Como tampoco querréis oler a tabaco cuando saludéis a todos los presentes y respondáis a sus besos y abrazos. Una buena idea puede ser instalar también una zona de descanso, en la que os podáis relajar alejados de tentaciones y rodeados de todos vuestros seres queridos.
  • Cuando sintáis las ganas intensas de fumar –que duran entre unos segundos y unos minutos– recurrid a un pequeño kit antitabaco, que os resultará de gran utilidad. Unos caramelos de menta o unas gominolas serán muy útiles, así como alguna chocolatina, un chicle o una sabrosa bebida. Lo importante es controlar el momento.

Tratamientos inocuos

Si creéis que ninguno de estos remedios os dará resultado, podéis elegir entre los diferentes tratamientos existentes que dosifican el aporte de nicotina, al tiempo que reducen y anulan la sensación de abstinencia. Una terapia sustitutiva de la nicotina, que pasa directamente del aparato circulatorio al cerebro, sin generar más dependencia. Elegid la vía: ¿un parche bajo la falda del vestido de novia de corte imperio o debajo de la camisa del novio? Muy útil para llevarlo sin que se vea y despreocuparos. ¿Un chicle de nicotina? También aconsejable si no queréis picar de más en el cóctel para llegar a todos los platos del banquete. ¿Un spray nasal o inhalador? Tenéis de 2 a 3 meses para disfrutar de los beneficios de esta solución transitoria. ¡Una maravilla antes del día B!

Para animaros en el deseo puntual o permanente de dejar el tabaco, podéis incluso apostar por unas ideas originales de boda libres de humos como elemento de la temática, y así concienciar a todos los presentes de los beneficios de abandonar el tabaco. ¿Qué os parece? Repartid muchas flores de temporada por todo el escenario nupcial, a juego con las del ramo de novia, para que todos puedan olerlas y explicadles en tarjetitas que fumando se están perdiendo gran parte de su perfume. ¡Seguro que les da que pensar! Sin embargo, nada se podrá comparar a la recompensa de poder dar el beso tras el «sí, quiero» con un aroma impecable. ¿Acaso no son todo ventajas?