6 tendencias en bodas que tienes que conocer si te casas en 2020

Hablamos con las expertas y organizadoras de bodas de las celebridades para adelantarse las grandes tendencias de 2020, desde los menús de boda con baja huella de carbono a las últimas modas para las flores

Si te casas el año que viene y no te entusiasma la organización de la boda —o quizá no sabes ni por dónde empezar a planificar—, no tengas miedo. Desde la talla del diamante a los vestidos a conjunto de las damas de honor, Vogue te trae las grandes tendencias nupciales para 2020 de la mano de las que más saben.

Las expertas en bodas más demandadas de la industria —contratadas por celebridades de la talla de Gwyneth Paltrow o Zoë Kravitz— revelan cómo organizar una boda que sea toda una declaración de intenciones en 2020.

Anillo de compromiso de Zoë Kravitz (diamantes).

1. El anillo

Si estás leyendo esto con el anillo de compromiso que elegisteis tú y tu pareja, ya vas adelantada. Una de las grandes tendencias revolucionarias para 2020 es que las parejas escojan los anillos juntos, tanto el de compromiso como el de las alianzas.

“Desde que monté mi empresa hace cuatro años he visto un aumento más que notable en esta tendencia, las peticiones de ese tipo suelen venir de hombres”, dice Mia Moross, fundadora de The One I Love NYC, la firma de joyería neoyorquina donde el actor Karl Glusman compró el anillo para su ya esposa Zoë Kravitz, una joya antigua que ella misma había fichado en Instagram. “Espero que siga siendo así”, dice, “es importante que sea un anillo que guste a las dos partes para que simbolice el gusto de quien lo regala y de quien lo recibe”.

Moross también apunta que los diamantes de talla cojín (una talla cuadrada con cantos redondeados, como en el anillo de compromiso de Jessica Biel) gozan de mucha popularidad ahora mismo; también predice un auge en alianzas de oro amarillo en lugar de las de platino, así como de las piezas art decó. “Las parejas quieren anillos con historia”, añade Moross. “No quieren comprar algo que se fabrique al por mayor, sino un anillo con profundidad, alma y solera”.

2. El vestido de novia

La cuestión en mayúsculas. Aunque ahora mismo la cosa va más allá de un vestido; las novias optan por “El Vestido” y le suman accesorios, un vestido de noche y otros looks para lucir en el ensayo, en el banquete y en la fiesta.

El vestido de ceremonia sigue siendo el más importante y, para el año que viene, todo apunta a que se llevarán los más sobrios. “Desde la boda real de Meghan y Harry en 2018, hemos visto que las novias tienden a optar por líneas sencillas y elegantes, combinadas con velos deslumbrantes con apliques o encaje en la orilla para añadir un elemento sorprendente”, dice Kate Johnson, compradora de Browns Brides, la boutique londinense donde podemos encontrar a los diseñadores preferidos de Miley Cyrus y Beyoncé. “Al contrario que Meghan, duquesa de Sussex, nuestras novias cada vez optan más por modelos con el hombro descubierto que resultan favorecedores para la línea del busto y le dan un toque moderno al vestido”.

Katherine Holmgren, cofundadora de la firma de novias y vestidos de noche Galvan, hace poco diseñó uno de los tres vestidos que la modelo Heidi Klum llevó en el fin de semana de su boda el pasado agosto. “Sin duda, nos hemos alejado del volumen”, dice Holmgren. “Las novias empiezan a optar por vestidos más entallados y menos de ‘princesa’”.

Algunas parejas puede que quieran poner patas arriba la tradición y prescindir por completo del vestido de novia. La actriz Sophie Turner lució un mono en su boda en Las Vegas con el cantante Joe Jonas, mientras que la cantante Solange pasó de las convenciones en 2014 con su mono color crema con capa. “Para la fiesta o para la ceremonia civil, la gente opta por trajes, monos o vestidos más cortos”, dice Holmgren. “Las dos piezas también se llevan mucho. De blanco nupcial de los pies a la cabeza, pero la idea es que te puedas volver a poner algunas de las prendas”.

3. Los vestidos de las damas de honor

Los días de las damas de honor todas vestidas iguales se están acabando, pero eso tampoco implica que haya vía libre para todo. En 2020, la novia seguirá escogiendo los vestidos de sus damas de honor para asegurarse que encajan con su estética, pero tendrá en cuenta su complexión y tono de piel para que todas se sientan a gusto en el gran día.

“Vemos novias que preseleccionan las paletas de color y las siluetas que les gustan, y luego les piden a las damas de honor que escojan algo dentro de ese rango”, dice Holmgren. La novia del próximo año también permitirá a sus damas de honor que escojan entre tres o cuatro formas diferentes y entre unos cuantos colores previamente seleccionados para que complementen con su propio vestido.

Priyanka Chopra y Nick Jonas, ceremonia días antes de su boda, 2018.

4. El gran día

La boda de 2020 va a girar en torno a la individualidad, así que haz que tu día sea personal, no igual a lo que hace todo el mundo, cosa que significa que tendrás que tener muy en cuenta dónde la celebras. ¿El lugar elegido dice algo de la pareja? Si es una boda en un lugar exótico o lejos de casa, ¿por qué allí? Plasma ese sentimiento en todo, desde la boda a la decoración o a la fiesta para asegurarte de que tu boda sea coherente y auténtica.

“La gente busca maneras auténticas y locales de incorporar el espacio de la boda al gran día”, dice Sarah Haywood, que organiza bodas de primer nivel por todo el mundo, como la de la modelo Hannah Quinlivan con el cantante pop Jay Chou.

“El año pasado, en una boda en Italia, la invitación fue un azulejo hecho en una fábrica de la Toscana. Cada uno estaba pintado a mano con las iniciales de la pareja y las coordenadas del lugar donde se celebraría el enlace. Para la recepción, creamos una fiesta callejera con un soplador de cristal de Murano que hacía vasos de cóctel y un ceramista que modelaba cuencos sicilianos. Es cuestión de hacer guiños al lugar”.

La apuesta del año que viene en cuanto a tradiciones seguirá por esa línea. “La idea de las parejas modernas es ser más creativas con los rituales y costumbres, en lugar de seguir a pies juntillas las tradiciones”, dice Tina Tharwani, cofundadora de Shaadi Squad, las organizadoras de bodas responsables del enlace de la estrella de Bollywood Anushka Sharma y el jugador de críquet Virat Kohli. “Es cuestión de equilibrio: coger lo tradicional y darle una vuelta de tuerca con elementos nuevos y divertidos”. Para las parejas de diferentes confesiones religiosas que estén preparando una boda multicultural, podéis tomar ejemplo del enlace de Priyanka Chopra y el cantante Nick Jonas, que combinaron rituales hindúes y cristianos en sus ceremonias el año pasado.

5. Flores y decoración

La clave para las bodas de 2020 será el esmero en el detalle y no tanto las opciones más opulentas y exageradas. Por ejemplo, una opción es incluir las iniciales en todo, desde la cristalería a las servilletas. “Vamos hacia bodas con mesas más sencillas, pero con un elemento decorativo importante que destaque, como por ejemplo una nube de paniculata sobre la pista de baile o un arco de flores a la entrada de la iglesia, o algo para enmarcar a la pareja cuando ya se hayan dado el ‘sí, quiero’”, dice Nikki Tibbles, fundadora de la floristería Wild At Heart, la preferida de Tom Ford y habitual en la decoración de las bodas de altos vuelos.

Los ramos y centros de mesa también serán más sencillos y naturales. “Ya no se llevan tanto las flores cultivadas como la rosas y se prefieren flores salvajes y hierbas”, dice Tibbles. “Sigue siendo elegante, pero sin tanta ostentación. No creo que el ‘cuanto más grande, mejor’ sea el leitmotiv del momento”.

Para 2020, Tibbles recomienda flores secas, hierbas de las pampas y plantitas en maceta, mientras que Tharwani apunta que las flores perennes de origami son una tendencia que está floreciendo gracias a su potencial para conservarse y reutilizarse.

6. La sostenibilidad importa

Independientemente del tipo de boda que tengas en mente, la sostenibilidad será uno de los paradigmas de 2020. Tharwani predice que las parejas cambiarán las invitaciones en papel por las digitales, o las imprimirán en papel con semillas, que se puede plantar después de usarse. Un menú vegano pronto dejará de entrar en la categoría de “peticiones especiales”, ya que 2020 será el año en el que el menú de boda vegano y ecológico sea tendencia.

La organizadora de bodas Colleen Kennedy Cohen, responsable del enlace de Gwyneth Paltrow y Brad Falchuk en 2018, también está de acuerdo: “Busca reducir la huella de carbono y piensa con mucha calma los viajes y desplazamientos, no solo para ti y para los invitados, sino también para los proveedores. Asegúrate de que usan productos locales y de origen sostenible”, dice. “No pierdas de vista el menú: reduce las raciones excesivas y mira por el compostaje de las sobras”.

Y la cosa no acaba en el gran día. Tibbles anima a sus clientes a pensar en la segunda vida de las flores cuando acabe la boda, ya sea donándolas a una residencia local o animando a los invitados a que se las lleven a casa y las disfruten. Por su parte, Tharwani colabora con organizaciones benéficas para repartir la comida sobrante entre quienes más lo necesitan.

Más artículos...

¿Te ayudamos?
Iniciar una Conversación
Chatea con Pino&García